¡Dimite Lucía Figar! (Nuevas falacias de la Consejera de Educación)

Publicado: 6 septiembre, 2011 en Entrevistas

Lucía Figar: «Esta huelga preelectoral no es por la calidad de la enseñanza»

Acusa a los sindicatos de defender «intereses particulares de liberados e interinos» y de «asustar a las familias» porque «les da vergüenza protestar por impartir 20 horas de clase»

Lucía Figar, en su despacho de la calle Alcalá de Madrid

—¿En qué consiste el ajuste educativo en Madrid? ¿Hay «tijeretazo»?

—Todas las administraciones estamos obligadas a reducir el gasto. Mi responsabilidad es hacerlo sin que afecte a la calidad y hemos solicitado a todos los funcionarios docentes que impartan 20 horas lectivas semanales, en lugar de 18. La normativa ministerial establece entre 18 y 21 semanales, por tanto entra en la normativa. A nuestro juicio, es muy razonable en un momento en que España tiene cinco millones de parados y cada vez más hogares sin ningún ingresos.

—Según los sindicatos, se recortarán 3.200 interinos…

—Es imposible, porque había menos de 1.700 contratados el curso anterior. En todo caso, todas las comunidades estamos revisando nuestra política de personal: horarios, planes de absentismo, salarios, excedencias y permisos, vacaciones… Todas sin excepción van a comenzar el curso con menos liberados y menos interinos.

—¿Y cuál es su cifra de interinos?

—La cifra que ofrecemos es la de ahorro, 80 millones al año, que se calcula teniendo en cuenta las dos horas más que van a impartir los funcionarios y otras cuestiones como la menor tasa de reposición de jubilaciones. La alternativa era eliminar el programa de bilingüismo, las becas de libros de texto, las becas de comedor, el Plan Refuerza…, programas mucho más importantes para el bolsillo de las familias y mantener la calidad de la enseñanza. La cifra de interinos la daremos cuando cerremos las plantillas, una vez comenzado el curso. Porque vamos a seguir contratando interinos, pero los que necesite el sistema.

—¿De dónde se sacan las dos horas? ¿Va a afectar a los desdobles de clases, clases de refuerzo, tutorías…?

—No afecta a la calidad de la enseñanza, simplemente se va a realizar un trabajo que hacía otro compañero, probablemente un interino contratado por meses. Pero no implica disminución de recursos, horas lectivas, clases de refuerzo, clases de apoyo, prácticas de laboratorio, clases de conversación de inglés…

—Ante la respuesta de los sindicatos, ¿ha habido algún error al comunicar o negociar la medida?

—La medida no supone un cambio en las condiciones laborales, jornada, salario, periodos vacacionales, ni ningún otro aspecto, porque está ya en la normativa que impartan entre 18 y 21 horas, por lo que no debiera estar sujeto a negociación. Con todo, las dos últimas veces los sindicatos han dado plantón y han preferido encerrarse, algaradas, pancartas… Quizá deberían dar alguna explicación.

—¿Qué va a hacer para tratar de reconducir la situación y que no afecte a los alumnos y padres?

—Le puedo decir lo que no haremos: rectificar una medida necesaria y razonable. Si se produce, perjudicaría a miles de familias. Ser profesor es duro, por eso aprobamos la ley de autoridad del profesor, pero también lo es regentar un comercio con las ventas cayendo en picado, tener miles de facturas impagadas… Hay muchos trabajos duros, pero más duro es el paro. La medida se va a mantener.

—¿Está siendo la educación arma arrojadiza ante las elecciones?

—Yo me pregunto: ¿huelga por la calidad de la enseñanza? España lleva 20 años a la cola de Europa y jamás un sindicato ha organizado un acto de protesta. Los sindicatos defienden sus intereses particulares, especialmente de liberados e interinos, jamás el interés general. Lo que ocurre es que, como les da mucha vergüenza organizar protestas por impartir 20 horas de clase semanales, tratan de asustar a las familias diciendo que sus hijos van a estar desatendidos. No es una huelga por la calidad y esta asociación extraña entre sindicatos, «indignados» virulentos del 15-M y el PSOE hace pensar que el objetivo no es la calidad de la enseñanza.

—¿Se ataca más a la política educativa en Madrid porque puede ser el modelo del PP en el Gobierno?

—En este inicio de curso otras comunidades están teniendo conflictos: Galicia, Castilla-La Mancha, Cataluña… Curiosamente, en Andalucía no vemos huelgas ni movilizaciones a pesar de que también se ha hecho un recorte importante de interinos.

—Con este panorama, hablar de un pacto educativo, es guerra perdida…

—Todos estamos a favor de un pacto de Estado, pero no sobre la base de prorrogar la filosofía equivocada y fracasada de la Logse y de la LOE. Hay que recuperar el mérito, el esfuerzo, la exigencia, la autoridad del profesor. Sin esos principios, la educación no va a mejorar.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s