Eso de la ESO

Publicado: 6 septiembre, 2011 en Comunicados, Prensa

Marea verde
La de hoy está siendo, sin duda, una jornada intensa. Un domingo en el que muchos nos hemos lanzado a la calle para teñirla de verde, ese verde que se ha convertido -desde hace ya meses- en el símbolo de una lucha de todos: la defensa por una educación pública digna y de calidad. Una educación pública que ciertos políticos intentan socavar en un acto de -si somos ingenuos- puro cortoplacismo o de -si somos realistas- afán por privatizar lo que es público y convertir en accesible solo para unos pocos lo que ha de ser de todos.

Así que, esta mañana, a las 11 h. nos hemos reunido muchos profesores en Vitruvio, 11, apoyar con nuestra presencia a los compañeros que permanecen encerrados allí desde este viernes (¡ánimo y gracias a toda la gente de @encierroJPD!). Y lo mejor es que no solo éramos docentes, sino también padres, madres, familias completas y más de un presidente y de una presidenta de diversas AMPAS.

Acudieron los medios, algunos con intenciones de tergiversar lo que se decía, otros por puro afán informativo. Y, de repente, el color verde ha vuelto a colarse en los telediarios de las tres -La 1, Cuatro, la Sexta…- y se han oído las voces que -más allá de cualquier otro color político que no sea este verde de la escuela pública- clamamos contra el destrozo de la educación. Contra la agonía que -si nos cruzamos de brazos- seguirá viviendo -y sufriendo- todo lo público.

Entre otros pequeños -o grandes- logros, los tuiteros hemos conseguido que el lema #encierroVitruvio se convirtiera en “trend topic” (perdonen el anglicismo, que luego mis detractores -que van siendo cada vez más, me temo- ya se encargarán de criticar). Y esto, aunque parezca una simple anécdota, no lo es en absoluto. La visibilidad -ya sea en la red, ya en la calle- no es jamás algo nimio, sino un arma eficaz y necesaria. Y en eso tendrán que disculpar que aluda a otro de mis luchas cotidianas, pero llevo muchos años trabajando en temas de igualdad del colectivo LGTB como para no insistir en la importancia de la visibilidad a la hora de concienciar, movilizar y conseguir unos objetivos claros y no siempre sencillos.

Por eso, supongo, me ha desanimado un poco que faltaran en la concentración muchos de mis compañeros. Ya fueran funcionarios con plaza, ya algunos de los más de 1000 funcionarios en expectativa y -a fecha de hoy- aún sin destino, ya cientos de los 3000 interinos que no podrán trabajar con nosotros este año. Éramos muchos, sí, pero no tantos como debemos ser. No tantos como es preciso que seamos si queremos que se nos escuche.

Hay quien insiste en que es preciso hacer huelgas salvajes, o tomar medidas radicales, o emprender acciones más dañinas. Yo, honestamente, creo que no hay daño mayor para nuestra -cerrada- Consejería que seguir siendo visibles para que la sociedad sepa, en realidad, en qué consiste el modelo educativo -privatizador y elitista- que defienden. No hay mayor daño -y más aún, en unos meses de tensión preelectoral- que seguir sumando fuerzas para demostrar que esta no es una lucha solo de los profesores sino, como ha quedado patente hoy en Vitruvio, de toda la comunidad educativa.

Pero para que todo eso surta efecto, para que los medios sigan haciéndose eco de nuestras demandas, para que nuestra voz se siga escuchando con fuerza en defensa de la dignidad de nuestras aulas y del futuro de nuestros alumnos, hemos de ser muchos no solo en la red -ya sea en Twitter, ya en Facebook, ya en un blog…- sino, sobre todo, en las calles. Llenándolas de verde. De consignas que, como las de hoy, recuerden que no se puede seguir recortando en la escuela pública mientras se apuesta, de forma obscena de puro obvio, por la privada y por la concertada religiosa.

Durante un momento sentí, lo confieso, una cierta inquietud ante las ausencias. Pero, por otro lado, un compañero -¡cuánta gente estupenda estoy conociendo en esta larga lucha!- me ha convencido de que todo esto es un largo proceso, de que la impaciencia no conduce a nada, de que estamos siendo muchos más de los que hemos sido en todos estos últimos años. Y gracias a esas palabras he pensado que sí, que lo de hoy es un importante paso más, otra batalla en una guerra muy complicada donde, sin embargo, cada vez sumamos más apoyos y alianzas.

Por eso hoy escribo este post, para dar las gracias a quienes habéis estado -a las 11, a las 18, a cualquier hora- allí. Y, sobre todo, para pedir que nadie falte a la concentración del miércoles 7 a las 18 h. frente a la Consejería de Educación (c/ Alcalá 32). Porque esa tarde la asistencia ha de ser masiva. Descomunal. Abrumadora. Esa tarde ha de ser de todos los que creemos en la educación pública. Da igual quiénes seamos. Profesores, padres, alumnos… En definitiva, ciudadanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s