A la caza de la pública

Publicado: 9 septiembre, 2011 en Opinión, Prensa

La brillante idea de mandar a la calle a 3.000 profesores interinos y alargar las horas de clase, con el mismo sueldo, a los profesores fijos, supone un ataque en toda regla a la enseñanza pública y desvela el trato de favor de la presidenta del PP de Madrid a la enseñanza privada. Esperanza Aguirre es capaz de escribir su carta/tijeretazo a los profesores con faltas de ortografía, no ve docentes en los más de 10.000 enseñantes que se concentran delante de la Consejería de Educación del Gobierno Madrid, y se siente orgullosa, sin complejos, del hachazo a la enseñanza pública que ella misma da. De igual manera que antes emprendió el ataque a los sindicalistas, organiza ahora la caza y captura del profesor. Todo lo que no le gusta debe ser eliminado.
Hace solo un rato Esperanza Aguirre clamaba respeto al maestro, pedía que todos tuvieran su tarima elevada, para marcar distancias respecto de discente, y decía que el docente era el centro de la enseñanza. Ahora, ella y sus mariachis mediáticos han lanzado la especie de que los profesores trabajan menos que nadie -miente al decir que solo veinte horas-, propaga que los profesores no son la clave del sistema educativo y se jacta de meter en cintura a un colectivo que cobra poco, trabaja mucho y es decisivo para la calidad de la enseñanza.
Duele ver cómo los propagandistas del PP arremeten, en disciplinado orden de combate, contra los profesores y se apuntan a la demagogia de llamarles vagos, de decir que trabajan menos que otros; como si la enseñanza no fuera algo intocable si se quiere tener un futuro de país levemente esperanzador. Resulta curioso que se esté dispuesto a quitar profesores, a obligarles a más docencia a los fijos, y no se esté dispuesto a reducir un euro en cargos de confianza, así en el Gobierno autonómico como en Telemadrid; que se quiera que los profesores sean menos, impartan materias en las que no son expertos, no puedan organizar la docencia con criterios de calidad, mientras se gastan 111 millones de euros en propaganda.
Asistimos a la demostración práctica de que la enseñanza no se considera de hecho como una inversión estratégica y comprobamos la evidencia de que se prefiere lo privado antes que lo público. Esperanza Aguirre dice que ahorrará 80 millones de euros con 3.000 profesores interinos menos. Lo cierto es que ella ha dado 90 millones en subvenciones a los padres madrileños que han querido enviar a sus hijos a centros de enseñanza privada, de ideología marcadamente conservadora.
Ser docente no es solo dar clase. Hay que preparar las clases, corregir exámenes en casa, los fines de semana también, atender a padres no siempre educados, trabajar con alumnos que en muchos casos se declaran insumisos al sistema… El profesor es la clave de la enseñanza.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s