Reparto de alumnos y generalización de los conciertos

Publicado: 3 noviembre, 2011 en Cartas

de Teresa Esteban, el Martes, 01 de noviembre de 2011 a las 13:51

A principio de los 90 el número de centros concertados en la enseñanza obligatoria era escaso. Se limitaba:

  • All grupo de centros, la mayoría en barriadas obreras, que tuvieron subvención del Estado durante la época de Suarez y pervivieron despues del cierre de todos los que no reunian unas condiciones mínimas para la educación.
  • A las filiales de los institutos que existían antes de la LODE y que eran, en alguna medida,  centros publicos de gestión privada o privados en los que trabajaban funcionarios públicos.
  • A estos se unieron posteriormente un escaso grupo de centros, todos en barrios obreros, y cuyo alumnado carecía de recursos o eran minorías etnicas.

En estos mismos años se empieza a evidenciar un fuerte aumento de grupos inmigrantes y de población gitana que se incorpora a las escuelas públicas. Y, ese alumnado obliga complejizar el trabajo de el profesorado de los centros. Esta cambio adaptativo que se produce por diversidad del alumnado facilita el lema “no convirtamos a las escuelas publicas en guetos”, repartamos alumnos entre todos los centros, evidentemente concertados. Pero el número de centros concertados es pequeña y el grupo a repartir grande. La dedución es sencilla hay que concertar más y más y, más centros … despúes hay que concertar la educación infantil 3-6, porque si no, los inmigrantes que inician su escolaridad en un centro público pueden no querer cambiarse al concertado a los 6 años y  los centros públicos se llenaran de inmigrantes, se habrá formado un gueto.

Y, se siguió concertando ya en una carrera imparable, que los propulsores del reparto de alumnos (los más extremistas decían que había que poner autobuses y repartir a los alumnos de los barrios pobres, gitanos, inmigrantes entre el resto de los barrios), propiciaron, nunca sabré si consciente o inconscientemente. Despues los intentos de frenar esta deriva, con la cesión de suelo público a centros que nacían concertados, no tenido suficiente fuerza para revertir la situación. Hoy ya no hace falta la excusa del reparto de alumnos, hoy con una mayoría de la población que vota derecha, basta decir que los centros privados son más baratos (hoy se están marchando los inmigrantes) y que el profesorado de la pública es más caro o que los padres tienen derecho, no a una educación gratuita, sino a una ideología gratuita impartida por partidarios de esa ideología.

Analicemos; el corto plazo visceral no suele ser el mejor consejero. Aprovechemos el debate social generado por las movilizaciones y busquemos la forma de reconquistar el terreno perdido. Y tomemos nota de las contradicciones propias, con el fin de no repetir errores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s